Seleccionar página

Uno de los beneficios del trabajo en remoto que seguro conocerás es que es una forma ideal de atraer a los mejores talentos hacia tu empresa, abriendo fronteras y ofreciendo beneficios que van más allá de un salario o condiciones. ¿Verdad?

Sin embargo, aunque esta puede resultar una gran razón, existen otras muchas razones por las que deberías plantearte la implantación, total o progresiva, del trabajo en remoto dentro de tu organización.

Aquí tienes las 6 razones principales que numerosos CEOs respondieron en una encuesta realizada por remote.co:

El trabajo en remoto responde a la necesidad de equilibrio entre productividad y conciliación. - piopialo       

Powered by Vcgs-Toolbox

Tu propia experiencia “como persona más allá de un trabajo”

No sabemos si eres CEO, gerente, responsable de recursos humanos, mando intermedio, responsable internacional, trabajadora o trabajador. En cualquiera de los casos, una cosa es segura: eres persona más allá de tu profesión.

Sara Sutton Fell, CEO y fundadora de Remote.co reconoce que su propia experiencia como madre y emprendedora resultó ser la razón principal por la que decidió implantar el modelo de trabajo en remoto en su organización.

Ayudarse a sí mismo y a las personas a encontrar un trabajo que mejore su vida, con una conciliación real y con el equilibrio entre productividad y disfrute es sin duda una grandísima (y admirable) razón por la que podrías decidirte hoy mismo a implantar el trabajo en remoto.

El trabajo en remoto puede resultar beneficioso para todos los trabajadores

Muchas empresas han implantado el trabajo en remoto progresivamente, desde comenzar con un único trabajador por razones “de fuerza mayor” has ir probando con pequeños equipos.

Construir un sistema productivo y eficaz de trabajo en remoto no es fácil y requiere de una evolución constante. Sin embargo, empresas como webempresa.com han demostrado que un modelo de trabajo 100% remoto es viable, eficaz, productivo y beneficioso para todos los miembros de la organización.

La tecnología ha abierto puertas que antes ni podíamos imaginar

Desde poder hablar en tiempo real con personas que están al otro lado del mundo, mantener sistemas de gestión de proyectos perfectamente organizados, disponer de todos los documentos en la palma de nuestra mano o nuevos paradigmas de trabajo colaborativo, la tecnología nos brinda hoy más que nunca la posibilidad de trabajar en remoto y aumentar nuestras fronteras.

Un modelo de trabajo en remoto bien construido, con una base de cultura empresarial madura y los avances tecnológicos de los que disponemos ahora nos permite abrir las fronteras de nuestra empresa a, directamente, todo el mundo.

El trabajo en remoto puede ser más rentable

Desde el punto de vista del trabajador, que empieza su jornada laboral 1 hora después de haber salido de casa, llenado el depósito de gasolina, soportado atascos, recibido una multa por no haber podido evitar mirar el teléfono móvil en el atasco, desayunado en el bar … hasta la empresa que se ve obligada a contratar sólo el talento local o costear cambios de domicilio … el trabajo en remoto puede arrojar luz a este inconveniente ya anticuado.

En muchos casos, bien sea por contratar talento en otros países, poder mudar la estructura fiscal de la empresa a lugares con mejores condiciones o simplemente por el hecho de que no es necesario pagar un alquiler de 2.000 € mensuales, implantar este tipo de modelos de trabajo en remoto puede (y de hecho es) ser rentable tanto para la empresa como para el trabajador.

El trabajo en remoto rompe las fronteras geográficas

Da igual que hablemos de dónde queremos vender, de a quiénes debemos comprar o de dónde viven los profesionales que necesitamos en nuestra empresa. El modelo de trabajo en remoto rompe con las fronteras geográficas y abre nuevos horizontes para tu empresa.

El equipo de marketing online de Grupo Graphic funciona gracias a la implicación de personas que disfrutan de un trabajo acorde a sus necesidades y preferencias. Algunos trabajadores desempeñan su labor con la brisa del mar entrando por sus ventanas, otros con el agradable e inspirador sonido de fondo de los pájaros, otros toman su descanso de 5 minutos saludando a su hija…

Pasar de “local” a “global” puede ser simplemente cuestión de comenzar modelando sistemas de trabajo que hagan que no dependamos de un encuentro ni presencia física.

El trabajo en remoto puede resultar mucho más productivo

Durante mucho tiempo mi jornada laboral consistía en un sinfín de interrupciones durante la mañana, respondiendo pequeñas dudas y resolviendo nimiedades para luego, por la tarde, sentirme estresado de ver que se habían acumulado las tareas que realmente eran importantes para la organización.

Desde que implanté el modelo de trabajo en remoto, mi jornada está más equilibrada. Las dudas se resuelven en su momento y, curiosamente, son cada vez menos. El equipo y compañeros son cada vez menos dependientes, desempeñan sus labores con una actitud más independiente y a la vez más colaborativa. En definitiva, son más productivos.

La “distancia” física no es ideal para prácticas que podemos llamar “ladronas del tiempo” así que, sin lugar a dudas, el trabajo en remoto puede convertirnos en personas más productivas.

Conclusiones finales

A pesar de las razones obvias, aunque éstas 6 razones puedan parecerte más o menos aplicables o beneficiosas para tu empresa, lo cierto es que existen muchas más que pueden ser las que marcasen la diferencia y te hiciesen decantarte por hacer una prueba.

El trabajo en remoto es sin duda una de las mejores revoluciones que está viviendo la sociedad actual y responde a las necesidades que durante años han enfrentado a empresa y trabajador: rentabilidad y vida.

No te pierdas los próximos artículos o el ebook que regalamos para ir aprendiendo cada vez más acerca del trabajo en remoto. Eso sí, acepta nuestra advertencia: una vez que descubres esta forma de vida, ya no podrás volver a la anterior.

¿Qué opinas? ¿Crees que son acertadas estas razones? ¿Se te ocurren algunas más? ¿Puedes argumentar en contra? ¡Tu comentario es bienvenido!